HOY

conmemoramos
la vida de

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Asfaddes
esq
esq
“UN LARGO CAMINO POR  MÁS DE 25 AÑOS DE  LUCHA RESISTENCIA Y PERSISTENCIA EN CONTRA DE LA
DESAPARICIÓN FORZADA y LA IMPUNIDA EN COLOMBIA”
“Somos tejedoras y tejedores de una lucha que la parió el amor, por
nuestros seres queridos detenidos - desaparecidos y que se ha
enriquecido al servicio de la defensa de los derechos humanos.”
La Desaparición Forzada en Colombia,  comienza  a aplicarse en el marco de la doctrina de la seguridad Nacional, a finales de la década de los setenta, incrementándose en la década de los ochenta, como modalidad  represiva y sistemática para eliminar opositores políticos y como  mecanismo de represión, cuando se institucionaliza la violación de Derechos Humanos en este país.

El primer caso registrado como desaparición forzada en Colombia y reconocido como modalidad  represiva para eliminar opositores políticos al régimen, se remonta al 9 de septiembre de 1977,  con la detención desaparición de Omaira Montoya Henao, bacterióloga de 30 años, con tres meses  de embarazo y militante de izquierda.

En estas dos décadas este crimen atroz se caracterizó por ser selectivo, previa vigilancia,  seguimientos, operativos de inteligencia y ejecución por parte de organismos de seguridad del  Estado sobre las víctimas. 

Los familiares de las víctimas, con el dolor, la angustia e incertidumbre de no saber lo que  estaba sucediendo  con sus seres queridos, Detenidos - Desaparecidos y ante los interrogantes  de ¿Quién se los había llevado? Por qué se los habían llevado? Pero sobre todo ¿Dónde estaban?Acudieron a las autoridades gubernamentales con la esperanza de obtener  respuestas y con  la confianza del regreso inmediato a casa de sus seres queridos. Y por el contrario fueron   atendidos con frases ofensivas y sarcásticas, que no solo ponían en duda la ocurrencia de  los hechos, sino que además, afectaban  la dignidad y el buen nombre de los desaparecidos,  asumiendo  una total negación de la ocurrencia de esta práctica represiva en Colombia.

Ante la situación de insensibilidad, de  no respuesta y de negación, los familiares de los  detenidos- desaparecidos deciden aunar esfuerzos en la búsqueda, organizándose como  Asociación de Familiares de Detenidos- Desaparecidos ASFADDES  y el 4  febrero de  1983, salieron por primera vez a la calle armadas y armados,  con las fotos y los  nombres  de sus seres queridos escritos en pancartas, con el dolor ahogado en la garganta y sus voces exigiendo  su aparición con vida, y el juicio y castigo a los culpables, apoyados por un grupo  de  estudiantes afectados y dolidos también por la ausencia de sus compañeros de aulas.

En ese tortuoso inicio de solitaria  denuncia callejera, los familiares de los desaparecidos  buscaron el apoyo y solidaridad, de las Asociaciones de familiares de otros países  latinoamericanos congregados en  la Federación Latinoamericana de Asociaciones de  Familiares de Detenidos- Desaparecidos FEDEFAM, que tenía un proceso de trabajo a   nivel de las instancias internacionales,  especialmente una naciente interlocución con el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas e involuntarias de la ONU como también  una labor de incidencia con la Comisión de Derechos Humanos de la OEA.

Los familiares de los desaparecidos congregados en Asfaddes, iniciaron un nuevo desafio  en su ya constante lucha de amor por ellos, incursionando en elámbito de la Asamblea anual  de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, presionando mediante el testimonio directo de los familiares de las víctimas instar al  gobierno colombiano,  que  en 1988  se vio obligado a invitar al Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas e involuntarias a  visitar Colombia  y  pudiese conocer y constatar la  situación de la desaparición forzada.

A finales de la década de los ochenta y principios  de  los noventa, la desaparición forzada pasó a ser no sólo selectiva, sino que se convirtió en  una práctica masiva de terror,  extendiéndose   a todos  los sectores sociales, líderes  populares urbanos y rurales, aplicándose también a personas que por el solo hecho de habitar ó transitar en zonas de  grandes  riquezas naturales,   fuertes  procesos sociales y agudo  conflicto armado, se  convirtieron víctimas, engrosando las listas de desaparecidos existentes. Caracterizándose  en su ejecución por grupos paramilitares, que actuaban en complicidad, tolerancia y  aquiescencia del Estado; evidenciado que la desaparición forzada es  una política de terror gestada  y ejecutada desde mismo  Estado.

Ante la falta de voluntad política del Estado colombiano, para buscar, investigar y castigar  a los responsables y ante la ausencia de herramientas judiciales que reconocieran la  desaparición forzada como delito, Asfaddes, asumió el reto de lograr su tipificación, iniciando  un  camino de insistencia  y persistencia por lograrlo.

Presionando mediante ayunos, marchas, plantones e interlocución con los congresistas de los diferentes periodos gubernamentales, la tipificación de la desaparición forzada como delito. Labor difícil por la indiferencia de la clase política ante la tragedia vivida por los familiares de los desaparecidos que cada día aumentaban y la alarmante impunidad en los casos sucedidos y después de doce largos años, finalmente el 10 de julio de 2000 se aprueba la ley 589.

El nuevo milenio trajo consigo la maquinaria de muerte y el desborde de la crisis humanitaria, con máxima expresión de crueldad específicamente en la desaparición forzada, siendo utilizada como practica indiscriminada de dominio y exterminio de comunidades y poblaciones en regiones de intereses económicos y territoriales, llenando de miedo pánico y terror a los familiares de las víctimas que para conservar sus vidas han tenido convertir el silencio y la mordaza, contradictoriamente en garantía de vida, situación que ha impedido dimensionar la realidad de la tragedia de la desaparición forzada en Colombia.

Con la aprobación de la ley 975, se ha querido  perpetuar  la impunidad, el perdón  y el olvido, desconociendo el pensar y sentir de las víctimas que con sus incansable labor por lograr  el  reconocimiento de sus derechos a la Verdad Real, la aplicación de la Justicia, proporcional a la  gravedad de los hechos, la Reconstrucción de la Memoria Histórica pilar de  la Reparación integral,  que  no se puede simplificar a un aporte simplemente económico que lo que hace es negar la  posibilidad de dignificar a las víctimas y rescatar su buen nombre, sus sueños, proyectos de vida y sus  aportes en la transformación para alcanzar una sociedad justa y en paz.

Las recientes declaraciones hechas desde Buenos Aires Argentina, por el Presidente del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas e involuntarias, Santiago Corcuera, quien manifestó su preocupación porque  Colombia es el país donde aun se sigue desapareciendo dos ó tres personas por día, a pesar de ser uno de los países que cuenta con un buen número de herramientas  jurídicas para buscar a los desaparecidos, sancionar a los responsables, no existe la voluntad  política para aplicarlas superar la impunidad   y garantizar la no repetición.

Prueba de ello es el caso reciente de la desaparición forzada de GUILLERMO RIVERA FUQUENE, líder de Sindicato de la Contraloría, militante del Partido Comunista y miembro del Polo  Democrático, sucedida el 22 de abril en el sector del Tunal al sur de Bogotá y que a pesar de la  solicitud de activación del Mecanismo de Búsqueda Urgente a escasas horas de los hechos no fue  posible encontrarlo con vida y por el contrario, sus familiares vivieron el calvario de la ineptitud de los funcionarios que conocieron del caso y el dolor de encontrarlo como NN en la ciudad de Ibagué.

No se puede pasar por alto que la Lucha, Resistencia y Persistencia de los familiares, por lograr  Verdad, Justica y Memoria durante más de 25 años, ha sido objeto de señalamientos,  hostigamientos, persecuciónes y amenazas, queriendo acallarlos y en sus afán por destruirla los  enemigos de la vida, la libertad y la justicia, han desaparecido, a quienes se organizan para  denunciar y exigir la aparición con vida de sus seres queridos y la sanción a los responsables como  lo sucedido a miembros de Asfaddes  ANGEL JOSE QUINTERO y CLAUDIA PATRICIA  MONSALVE, detenidos - desaparecidos el 6 de octubre de 2000 en la  ciudad de Medellín y a personas que  han compañado y apoyado esta lucha como los abogados  Alirio de Jesús Pedraza  Becerra desaparecido el 4 de julio de 1990  en Bogotá y Eduardo Umaña Mendoza, asesinado  el 18 de abril  en Bogotá.

ASFADDES
Fotografias


Peregrinación
Nacional al Casanare
Chameza - Día Uno
Peregrinación

Entrega de la Galería de la Memoria de ASFADDES al Centro de Memoria, Paz y Reconciliación.
Peregrinación

Galería de la Memoria Universidad Javeriana

Junio de 2008
Peregrinación

Entrega de la Galería de la Memoria de ASFADDES al Centro de Memoria, Paz y Reconciliación.
Peregrinación

Galería de la Memoria Universidad Javeriana

Junio de 2008
Peregrinación


videos

Constanza Duque experimentada actriz Peregrinación

Edgardo Román, actor de teatro, cine y televisión Peregrinación

César López - Músico
Creador de la Escopetarra
Peregrinación

Ramiro Meneses,

actor y director de Cine
Peregrinación


Entre gritos de Resistencia las voces se alzan para decirnos NO HAY DOLOR INÚTILPeregrinación

Telesur - Nota PeriodisticaPeregrinación

ASFADDES caminó la memoria de César Ariel reconstruyendo sus sueños y proyectos de vida Peregrinación




Dirección: Calle 77 No. 14-47 Oficina: 501 – Edificio Santa Lucia Bogotá D.C. – Colombia – Sur América
Teléfonos: +57 (1) 2577997 Fax: +57 (1) 2564718
Correo Electrónico: dirnacional@asfaddes.org - comunicacionesasfaddes@gmail.com
Sitio Web: www.asfaddes.org.
Producción del web site MR®